LISMI

La LISMI es la Ley de Integración Social y Laboral de Minusválidos aprobada en 1982, que regula la obligatoriedad de reservar el 2% de la plantilla a trabajadores con discapacidad, tanto en empresas públicas como privadas de todos los sectores con 50 o más trabajadores.

Algunas empresas, de manera excepcional, pueden quedar exentas de la anterior obligación de la LISMI mediante el cumplimiento del Real Decreto 364/2005.

Una de las medidas alternativas que las empresas podrán aplicar para cumplir la obligación de reserva de empleo en favor de las personas con discapacidad es la realización de donaciones y de acciones de patrocinio, siempre de carácter monetario, para el desarrollo de actividades de inserción laboral y de creación de empleo de personas con discapacidad, cuando la entidad beneficiada de dichas acciones de colaboración sea una fundación o una asociación de utilidad pública cuyo objeto social sea, entre otros, la formación profesional, la inserción laboral o la creación de empleo a favor de las personas con discapacidad que permita la creación de puestos de trabajo para aquéllas y, finalmente, su integración en el mercado de trabajo.

Como empresa puedes cumplir la LISMI a través de las Medidas Alternativas, efectuando una donación a la Fundación Oxiria.